Celestina “Suárez González”: La muerte en todas partes y solicitada por todos

 

Cuando Celestina aceptó el encargo, no podía ni imaginar que sería el último. Tenía alrededor de 60 años y ya  había realizado este tipo de trabajos y otros más complicados. Ella era conocedora del ser humano, vieja alcahueta, perfumera, maestra de “afeites”, experta en  rehacer virgos” y  hechicera. Experta en enredar a sus clientes hasta donde a ella le interesaba para obtener el mayor de los beneficios. Se dedicaba al mundo de la prostitución, hacer conjuros, magia…Ella misma había sido prostituta y sabía muy bien cómo concertar discretamente citas amorosas a quien se lo pidiera. Mujer diabólicamente inteligente, utilizaba su experiencia para manipular psicológicamente a los demás. Si había una frase que pudiera resumir el sentido de su existencia sin duda alguna era: “En todas partes está y todos la solicitan”…

Pero ¿Quién era realmente Celestina? Ella se describe de la siguiente manera:

”Soy una vieja como dios me hizo, y no peor que las demás. Vivo de mi oficio, como cada cual del suyo, y muy limpiamente .A quien no  me quiere, no lo busco…”

Pero situémonos. Estamos en el siglo XV. En una ciudad de España. Calisto es un joven noble que se enamora perdidamente de una joven aristócrata llamada Melibea. Desesperado, quemado en su pasión erótica, pide ayuda a sus criados que le lanzan de lleno a las garras de Celestina, y así todo lo que mal comienza, mal termina. Cuando el encuentro se confirma y Calisto se cerciora de que, efectivamente Melibea le corresponde, paga con una cadena de oro a Celestina.

Cae la noche, parece que el trabajo ha concluido.

Pero aún no han aparecido los personajes más brutales de esta historia tan humana y por eso,  universal: la avaricia, el egoísmo, la usura, la pasión y la dipsomanía. El resto lo pusieron unas acertadas estocadas  en manos de Sempronio con Pármeno de testigo que les llevarán a la horca de los alguaciles del pueblo. Muerta Celestina, y ajusticiados los criados infieles, la justicia hizo su parte de forma acertada.

Ahora sí que ha concluido el trabajo

Viajemos ahora en el tiempo…Esta vez nos situamos en el siglo XX. Finales de la Transición Española. Estamos en Madrid, en una zona muy próxima al Retiro, la calle Abtao, número 44. En dicho domicilio vivía María Blanca Suárez González, de 69 años. Era vidente, experta en mancias, vendía agua embrujada que “curaba cualquier mal”, bendecía velas, practicaba la usura prestando grandes cantidades de dinero a gran interés. Ejercía también como casamentera y contaba con un grupo de buenos amigos deseosos de emparejarse con “buenas chicas”; así, cuando tenía delante a una de ellas, la enredaba leyendo los posos del café adivinando que “el hombre de su vida “llegaría en breve por destino. El embuste estaba orquestado. Al día siguiente y tras haberse puesto de acuerdo con el hombre atractivo que el destino le tenía guardado a la pobre incauta, le daba a la chica indicaciones exactas de quien era y a qué  hora se produciría el encuentro. La pobre ingenua acudía y como si de un milagro se tratase, se producía el flechazo. La astuta María Blanca se beneficiaba del encuentro cobrando  al afortunado lo acordado por el servicio. María Blanca era una especialista en este tipo de trabajos .Otro de los oficios a los que se dedicaba Blanca era los empeños. Recibía de alguno de sus clientes en depósito alhajas, joyas y otros objetos valiosos a cambio de grandes sumas de dinero. María Blanca era mujer astuta y vanidosa. Ella se describía como: Le gustaba que la gente notara que era muy rica.  Y tenía clientes muy importantes”.

Son las cinco de la tarde  del 23 de agosto de 1988. Una mujer  llama a la puerta de Blanca. Tras una fuerte discusión le asesta con la mano de un almirez de bronce veinticuatro golpes en la cabeza. Posteriormente  le corta las muñecas hasta llegar al hueso con un cuchillo de cocina y la deja “tirada” en la bañera vestida con un camisón y totalmente desangrada. Los gritos de las dos mujeres ponen sobre aviso al portero de la finca que acude a la puerta de Blanca. La asesina sale por la puerta y huye tras encañonarle con una pistola. Solo este portero y un taxista podían dar testimonio de la descripción de la asesina.  Cuando llegó la policía encontró el piso de Blanca desordenado, los cajones y los armarios registrados. La asesina tal vez buscaba joyas. También encontraron un sobre vacío donde ponía “30.000 pesetas”. Tras varios días de investigación fue detenida como presunta asesina de Blanca una mujer llamada Amparo Casado. Ambos testigos la identificaron como la autora material del brutal crimen. Amparo pasó veinte meses de prisión hasta la celebración del juicio donde no quedó clara su culpabilidad y tuvo que ser puesta en libertad. Las ambigüedades de la investigación policial y las diferentes contradicciones de los testigos la llevaron a la absolución, quedando el crimen de Blanca sin resolver. ¿Fue Amparo Casado la verdadera asesina de Blanca? ¿Alguna de sus más de tres mil clientes descontenta con los trabajos que realizaba la vidente? ¿Una mujer dispuesta a recuperar sus joyas? En este caso la justicia  no supo resolver el asesinato de Blanca.

Cada momento histórico tiene sus propios delitos.

Aquí os propongo mis dos primeros casos: uno es ficción, el otro es Historia. Uno presenta lo que sin ser real siempre ha sido y será posible. La historia de Blanca es la verdad de la realidad. Y ambos tienen en común lo humano y su sombra: la crueldad, la ambición y la muerte.

Nos encontramos pronto…aquí, al otro lado de la orilla.

 

 

 

 

Un comentario en “Celestina “Suárez González”: La muerte en todas partes y solicitada por todos

  1. Original forma de entender e interpretar el crimen en España. Mucho se ha dicho de esta obra clásica pero poco sobre el crimen de la la Celestina. El caso de Blanca es muy interesante y muy bien elacionado. Me gusta…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s